Este es el informe que detalla el contexto del abuso sexual en Argentina

El presente informe es parte de una campaña que busca visibilizar los casos de  abuso sexual en la infancia que suceden en Argentina, fue realizado por el Equipo de Investigación de Hamartia y La Simón Bolívar.

Contexto del abuso sexual en Argentina

El abuso sexual en la infancia sucede, en su mayoría, en entornos familiares. En Argentina, las denuncias que más se realizan son de abuso sexual en la infancia. Sumado a este contexto, el sistema judicial argentino se niega a aceptar este tipo de violencia, ya que desde el inicio de una denuncia por abuso sexual se busca que las acusaciones contra el abusador se vuelvan en contra de quien denuncia.

La impunidad frente a los casos de abusos sexuales a menores 

Si bien en Argentina, en el último tiempo, han ocurrido avances legislativos como la sanción en 2005 de la Ley Nacional 25.061 de Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes y la sanción en 2009 de la Ley 26.485 de Protección Integral a las Mujeres, las resoluciones judiciales indican que desde el Órgano judicial se siguen vulnerando los derechos de las víctimas de abuso sexual.

El Equipo de Investigación de Hamartia y de La Simón Bolívar analizaron 40 casos en los que queda evidenciado que las decisiones de los funcionarios judiciales vulneran los derechos de las víctimas de abuso sexual en la infancia, así como de los derechos sus madres.

Los niños no mienten, las cifras lo demuestran

Según el informe “Abuso sexual en la infancia, guía para orientación y recursos disponibles en Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Provincia de Buenos Aires”, editado por la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer, de 2008 a 2014 se denunciaron 1762 casos de violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes. Y, según el Equipo Móvil de Atención a Víctimas de Violencia Sexual en 2012 se detectaron 540 menores víctimas y en 2013 la cifra aumentó a 581 víctimas.

¿Por qué quedan libres los agresores? 

Porque el actual sistema judicial argentino busca revictimizar tanto al menor que ha sufrido violencia sexual, como a las madres que comienzan los procesos en búsqueda de justicia, lo anterior lo demuestran los casos presentados, siendo que se sospecha más de las mujeres y de los niños que del agresor.

El Equipo de Investigación de Hamartia y La Simón Bolívar, luego de entrevistar a profundidad a 40 sobrevivientes de abuso infantil que lo denunciaron, concluyó que la mayoría de estas mujeres es que posee estudios universitarios y en su mayoría pertenece a un grupo socioeconómico medio.  

Según el grupo de investigación en 39 de los 40 casos, los imputados por abuso sexual obtuvieron un sobreseimiento, que significa que se suspende un proceso por falta de causas. En el 75 % de los casos esta decisión se basa en el Síndrome de Alienación Parental (SAP), un síndrome que se ha demostrado que es inexistente.  Lo que se hace al aludir este síndrome es presentar de una manera sesgada los casos de violencia sexual infantil, haciendo que imputados sean vistos como víctimas de un discurso de venganza.

Para leer el texto completo haz clic aquí: http://bit.ly/2QPg9Kj

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + cinco =

*