Elsa, su historia refleja la vulnerabilidad que vive la niñez en El Salvador

La historia de Elsa tiene varios factores comunes con las de cientos de niñas y adolescentes en El Salvador. El primero, es que muchas de ellas tienen trabajos ilegales para ayudar a sostener a sus familias; el segundo, que han sido víctimas de violencia sexual, y alguno de sus familiares ha tenido conocimiento de esta violencia o la ha propiciado.

El primer factor tiene que ver con el gran porcentaje de niños, niñas y adolescentes en El Salvador quienes desde temprana edad realizan trabajos como vender dulces, agua o frutas en los semáforos y calles de la ciudad, como Elsa, quien desde los cinco años vendía dulces o pedía dinero en un semáforo de San Miguel para ayudar con los ingresos en la casa de su tía. Este tipo de casos deben ser una alerta para que la sociedad, la comunidad y el Estado salvadoreño actúe en pro del desarrollo pleno de la niñez.

Y la historia de Elsa nos evidencia otra violación a los derechos de la niñez: la violencia sexual, ya que cuando tenía 12 años su tía vendió su virginidad a un hombre de 47 años Ante la violencia de sus familiares y la presión a la que la sometieron, ella tuvo que vivir esta agresión y además callarla ya que sintió temor ante la amenazas de varios de su familia.

Casos como los de Elsa ocurren diariamente en El Salvador, por esto, el no permitir la interrupción del embarazo es ejercer violencia hacia las niñas y adolescentes sobrevivientes de violencia sexual al poner en riesgo su integridad y bienestar. Es momento de que seamos conscientes de esto y aseguremos la vida y salud de niñas, adolescentes y mujeres en El Salvador. 

Para consular la fuente ingresa aquí:  http://bit.ly/2lgrKoX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 5 =

*