Las niñas embarazadas tras una violación en el Perú sí pueden abortar pero aquí parece que nadie se entera

Por: Laura Grados @Lauletras

Artículo tomado de: http://utero.pe

Lee el texto original aquí 

La noticia de una niña de solo nueve años, que dio a luz después de quedar embarazada tras ser abusada sexualmente por su padrastro, ha reabierto el debate acerca de la legalización del aborto en casos de violación. Sin embargo, ¿qué podemos hacer para ayudar y salvar a las miles de niñas víctimas mientras convencemos al Congreso para que abandone su actitud profundamente misógina? En medio de este debate, poco se ha hablado de que el aborto terapéutico, el único legal en nuestro país, sí aplica para las niñas que terminan embarazadas después de ser violadas.

Lo dijo la coordinadora legal de Promsex, Brenda Álvarez, ayer durante una entrevista en canal N.

La abogada de Promsex explicó que en ningún centro de salud se les ofrece a las niñas practicarse el aborto terapéutico porque, si bien el personal entiende la gravedad del asunto, no se valora el sufrimiento de las víctimas.

“No se les ofrece a las niñas el aborto terapéutico y se les obliga a continuar con el embarazo. Y ahora tenemos no solamente una niña que fue forzada a continuar con un embarazo después de haber sido abusada sexualmente sino que ahora se les impone una maternidad, postergando sus estudios cuando ella nunca lo eligió y nunca nadie le preguntó si quería hacerlo”.

Ahora, vayamos a la parte legal de esta situación que en el país debería ser una emergencia nacional.

¿Cómo que el aborto terapéutico sí aplica para niñas que son violadas?

El aborto terapéutico debe ser aplicado a TODAS las niñas que quedan embarazadas después de sufrir abuso sexual. Imagen: Útero.Pe

El aborto terapéutico debe ser aplicado a TODAS las niñas que quedan embarazadas después de sufrir abuso sexual. ENTIÉNDANLO.

El aborto terapéutico se aplica cuando la vida de la gestante está en peligro o hay un riesgo de daño permanente en su cuerpo si continúa con el embarazo o cuando el feto no tiene esperanza de sobrevivir.

Legalmente en el Perú se es niña hasta los 12 años, aunque la madurez del útero no está sujeta a esta norma. Lo cierto es que el cuerpo de una niña no está preparado para la maternidad.

Cuando en Chile se abrió este mismo debate, que fue previo a la aprobación del aborto por tres causales tras el embarazo de una niña también abusada sexualmente, varios médicos informaron que, si bien el cuerpo humano está apto para albergar un feto después de la primera menstruación, hay un riesgo mucho más alto cuando se trata de una niña menor de 15 años.

En el 2010, en España, también se trató este mismo caso, después de que se elevaran las cifras de embarazo precoz y que una niña de 10 años diera a luz en Andalucía. El diario El País realizó un exhaustivo informe acerca del tema en el que explicó tanto los riesgos fisiológicos como, sobre todo, los psicológicos:

“Si la madre no ha completado su desarrollo o no tiene una correcta nutrición que supla carencias tanto relacionadas con su edad como la de su situación de futura madre, los riesgos pueden ser graves”, dice el ginecólogo Manuel Alonso. Este experto sostiene, además, que un embarazo a una edad muy precoz puede provocar que el desarrollo de la niña quede interrumpido”.

“Pero si hay debate sobre los riesgos físicos, con los psicológicos y sociales no hay dudas. “Puede que el cuerpo de una menor esté preparado para albergar un bebé, pero una niña no está mentalmente preparada para ser madre”, apunta la psicóloga infantil Carolina Fernández”.

Además, para Brenda Álvarez de Promsex, el hecho de obligar a que una niña abusada sexualmente tenga que dar de lactar al bebé nacido a partir de la violación es, sin duda alguna, una tortura.

Y si se trata de aplicar el aborto terapéutico a niñas embarazadas en el Perú…

Ya hay un precedente

En el 2011, el Estado peruano fue sancionado por el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW) de las Naciones Unidas por negarle el aborto terapéutico a una niña de 13 años.

L.C. tenía esa edad cuando fue abusada sexualmente por un hombre de 40 años. Tras enterarse de que había quedado embarazada producto de la violación, intentó suicidarse lanzándose al vacío desde el techo de su casa, sin éxito. Cuando llegó al hospital Carrión del Callao, no quisieron practicarle el aborto para garantizarle calidad de vida después de las lesiones sufridas. Ella quedó parapléjica.

Rossina Guerrero, actual directora de Programas de Promsex, declaró en esa época para La República que:

“Pusieron su embarazo por encima de su vida y su salud. Recién cuando le sobrevino el aborto, decidieron operarla, pero ya era tarde. Ahora está parapléjica y solo puede mover un poco los brazos”.

Sin embargo, en el Perú todavía hay quienes, para defender su posición en contra de cualquier tipo de aborto, sostienen que los bebés producto de violaciones pueden “ser enviados a albergues”, sin considerar:

Los albergues con poca capacidad

Un estudio realizado por la facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Ricardo Palma, que data del 2016, da cuenta de la situación de abandono de los albergues para niños en Lima. El documento está enfocado en el problema de infraestructura de estos lugares y contiene una propuesta para un albergue en San Juan de Lurigancho:

“El sector de Servicio Social en nuestro país no cubre en su totalidad el déficit de infraestructura de albergues de protección para menores abandonados. Este problema se ve reflejado en la poca cantidad de edificaciones para albergue y la desorganizada y obsoleta infraestructura, que cuando fueron puestos en actividad no tuvieron un plan de mantenimiento ni mejora; se olvidó que el ser humano es un ser cambiante que evoluciona constantemente, esto conlleva a que los espacios que habita se deban resolver de manera más libre y dinámica, para que las personas que lo habiten se sientan cómodas y útiles donde la arquitectura cumple un rol muy importante”.

Además en el 2012, un informe de La República advirtió que los 10 mil metros cuadrados del albergue más grande de la ciudad, el Pérez Araníbar, no eran utilizados debido a su mala infraestructura.

“Según la inspección realizada por Defensa Civil el 16 de marzo de este año, el colegio de 2 mil 200 metros cuadrados no cumple con las medidas de seguridad necesarias. Entre los puntos críticos que señala el reporte falta colocar láminas de seguridad a los vidrios de las ventanas para evitar accidentes en caso de un siniestro”.

En mayo del 2017, hace poco nomás, Perú 21 dio cuenta de la crisis del albergue para madres adolescentes, Cedetep (Centro de Desarrollo Técnico Productivo) y la poca capacidad de sus recursos.

“El albergue funciona desde 1996 y desde el año 2000 tiene el proyecto de madres adolescentes. Aunque hay capacidad para 20, actualmente tenemos 10 niñas madres de entre 12 y 17 años, la mayoría son víctimas de agresión sexual o vienen de hogares en extrema pobreza y han sido derivadas por alguna entidad del Estado. Sin embargo, el Estado no nos da recursos para mantener el albergue”, explicó.

A esta realidad debemos agregarle:

Los datos alarmantes del Reniec

Útero.Pe accedió de manera exclusiva a la información otorgada por nuestros amigos de Promsex, quienes por medio de una solicitud de acceso a la información pública pidieron al Reniec la data de niños inscritos con madres menores de edad solo en el 2016:

Los números son simplemente escalofriantes.

1,702 niños/as de madres entre 11 y 14 años fueron inscritos en Reniec en el 2016.

14,787 niños/as de madres menores de 17 años fueron inscritos en Reniec en el 2016.

140 niños/as de madres con 13 y 14 años tienen como padres a hombres entre 30 y 59 años.

8 niños/as de madres con 13 y 14 años tienen como padres hombres de 60 o más años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*